Higiene del paciente – Procedimiento

Higiene del paciente - Procedimiento

Higiene del paciente – Procedimiento

Higiene general

La higiene general es aquella que se realiza sobre toda la superficie corporal. Debe llevarse a cabo diariamente, generalmente por la mañana, antes del cambio de ropa de cama. Si el paciente es independiente o mínimamente dependiente, lo hará él mismo, con o sin nuestra ayuda según lo necesite.

Cuando el paciente no pueda levantarse, bien por que no pueda o por que su patología lo desaconseje, la higiene se realizará en la cama, siguiendo los protocolos siguientes.

Higiene en ducha o bañera

La higiene en ducha o bañera es la técnica de aseo que se usa cuando el paciente es autosuficiente o requiere ayuda mínima.

Material

  1. Alfombra antideslizante.
  2. Jabón líquido adecuado.
  3. Esponja desechable.
  4. Toalla de baño y de cara.
  5. Pijama o camisón.
  6. Bata y zapatillas.
  7. Crema hidratante.
  8. Peine.
  9. Bolsa para la ropa sucia.

Procedimiento

  1. Explicar al paciente que es la hora del baño y pedir su colaboración.
  2. Preparar el material de aseo y que esté al alcance del paciente.
  3. Colocar la alfombra antideslizante en el suelo.
  4. Solicitarle al paciente que realice su higiene de forma habitual.
  5. Explicarle la importancia de secar correctamente la piel.
  6. Proporcionar crema hidratante.
  7. Introducir la ropa sucia en la bolsa.
  8. Recoger el material y anotar las incidencias si las hubiera.
  9. Dejar al paciente en una posición cómoda en la cama o el sillón.
  10. Si el paciente no puede realizar su higiene de forma independiente, se le prestará la ayuda necesaria para: desvestirse, bañarse y aplicarse crema, vestirse y acomodarse.
    — Vigilar las medidas de seguridad, sobre todo si el suelo está mojado.
    — La higiene se puede realizar de pie o sentado en una silla de baño si el paciente lo necesita.

Higiene del paciente en cama

La higiene del paciente en cama es la técnica de aseo para los pacientes que por su estado no se pueden levantar de la cama aunque conserven su movilidad.

Material

  1. Guantes.
  2. Palangana con agua caliente.
  3. Esponjas desechables.
  4. Toalla de baño y de cara.
  5. Gasas.
  6. Pijama o camisón.
  7. Crema hidratante.
  8. Ropa de cama.
  9. Bolsa para la ropa sucia.
  10. Peine.

Procedimiento

  1. Explicar al paciente que es la hora del baño y pedir su colaboración.
  2. Ofrecer la cuña, chata o la botella antes de iniciar el aseo.
  3. Situar el material necesario de manera que esté a nuestro alcance.
  4. Lavado de manos y colocación de los guantes.
  5. Colocar al paciente en decúbito supino.
  6. Desvestir al paciente y cubrirlo con la sábana o con una toalla para preservar su intimidad. Descubrir únicamente la zona sobre la que se está actuando.
  7. Iniciar el lavado por la cara con agua sin usar jabón:
    — Los ojos se lavan con una gasa húmeda, del borde interno al externo para evitar contaminar el conducto lagrimal y usando una gasa distinta para cada ojo.
    — Para la higiene de los oídos, se empleará una gasa, no bastoncillos de algodón.
  8. Continuar con un orden descendente: cuello, hombros, axilas, manos, tórax, abdomen, piernas y pies.
  9. Colocar al paciente en decúbito lateral para el lavado y secado de la espalda. Aplicar crema hidratante masajeando a la vez.
  10. Posicionar de nuevo en decúbito supino y lavar la zona genital.
  11. Enjabonar, enjuagar y secar a fondo, realizando toques suaves con la toalla sin arrastrar esta por la piel. Evitar enjabonar en exceso. Cambiar el agua y la esponja tantas veces como sea necesario.
  12. Al asear insistir en los espacios interdigitales, en la zona submamaria (si es mujer), en la zona umbilical y en los pliegues inguinales. Ofrecer al paciente la posibilidad de lavar él mismo la zona genital si puede hacerlo.
  13. Se pueden realizar aseos parciales de diversas zonas del cuerpo si se necesita.
  14. Escurrir bien la esponja para no mojar la cama innecesariamente. Se recomienda utilizar un pañal para apoyar fuentes con agua; por si se derrama sobre la cama.
  15. Cambiar la ropa de la cama.
  16. Vestir al paciente con pijama o camisón.
  17. Peinar y dejar al paciente en una posición cómoda.

Higiene parcial

La higiene parcial puede realizarse junto al aseo general o bien por separado, ya que su frecuencia variará dependiendo de las necesidades del paciente. Cuando el paciente pueda, las realizará por sí mismo y, si no, supliremos esta necesidad con los siguientes procedimientos:

Higiene del cabello

La higiene del cabello en pacientes encamados se debe realizar al menos tres veces a la semana para evitar la suciedad y mejorar el confort. Lo recomendable es lavar el caballo en el momento del baño.

Material

  1. Champú y acondicionador.
  2. Palangana grande.
  3. Pinza (Kocher, Pean o similar).
  4. Peine o cepillo.
  5. Dos toallas.
  6. Hule o plástico.
  7. 1 o 2 jarras de agua caliente.
  8. Cinta para el pelo (Si corresponde), los cabellos largos suelen enredarse con más facilidad y es recomendable sujetarlos con una cinta.
  9. Guantes.
  10. Carro de ropa sucia.

Procedimiento

  1. Explicar al paciente lo que se le va a hacer y pedir su colaboración.
  2. Lavarse las manos y ponerse los guantes.
  3. Partiendo de la posición de decúbito supino, retirar la almohada y colocar al paciente en posición de Roser.
  4. Si no se puede retirar el cabecero, colocaremos al paciente en diagonal de forma que sobresalga la cabeza por un lateral de la cama.
  5. Enrollar una toalla alrededor del cuello.
  6. Colocar el hule debajo de la cabeza y hombros del paciente, sujetando este y la toalla con una pinza.
  7. Hacer un canal con el hule hasta el recipiente o palangana para recoger el agua.
  8. Proteger los ojos con la mano.
  9. Mojar el cabello y aplicar champú.
  10. Frotar y dar un masaje realizando movimientos circulares y suaves con las yemas de los dedos en todo el cuero cabelludo. Este procedimiento ayuda a relajar al paciente; aprovechemos el momento.
  11. Enjuagar el cabello a fondo protegiendo los ojos. Repetir dos veces la técnica.
  12. Aplicar acondicionador y enjuagar.
  13. Secar el cabello con una toalla suavemente.
  14. Retirar el hule con cuidado de no derramar restos de agua sobre la cama.
  15. Terminar de secar el cabello con la toalla.
  16. Peinar y acondicionar al paciente.
  17. Recoger el material, registrar la técnica y anotar posibles complicaciones.
1 aseo caello
Higiene del cabello

Higiene genital

La higiene genital no solo tiene como objetivo el aseo; sino también evitar infecciones urinarias y ulceraciones, así como proporcionar al paciente una sensación de bienestar y comodidad. Se realiza siempre al final de la higiene general, después de las deposiciones y cada vez que sea necesario.

Material

  1. Guantes desechables.
  2. Toallas
  3. Chata.
  4. Palangana con agua caliente (aproximadamente 37 °C).
  5. Pañales.
  6. Gasas o torundas.
  7. Esponjas desechables.
  8. Jabón líquido.

Procedimiento

  • Explicar al paciente la técnica que vamos a realizar y pedir su colaboración.
  • Lavarse las manos y ponerse los guantes.
  • Colocar al paciente en posición ginecológica de encamado si es mujer y en decúbito supino con piernas separadas si es hombre.
  • Dejar al descubierto la zona genital, cubriendo el resto del cuerpo.
  • Colocar un pañal o dos debajo de los glúteos y colocar la chata.
  • Verter el agua templada sobre los genitales.

Higiene genital masculina

  1. Enjabonar el pene y los testículos.
  2. Si el paciente no está circuncidado, retraer el prepucio y limpiar el glande realizando movimientos circulares desde el meato hacia fuera. Utilizar una esponja o torundas exclusivamente para ello.
  3. Enjuagar con abundante agua y secar suavemente. Colocar el prepucio en su posición original.
  4. Si no se ha hecho la higiene general, colocar al paciente en posición decúbito lateral y proceder al lavado y secado de la zona perianal: ano y pliegue interglúteo.
  5. En pacientes con sondas vesicales, inspeccionar la zona de inserción de la misma, ya que la sonda puede producir excoriaciones.

Higiene genital femenina

  1. Enjabonar y lavar la zona genital en el siguiente orden: pubis, zona interna de los muslos, meato urinario, labios menores, labios mayores, hendidura vulvar, ano y pliegue interglúteo.
  2. Separar los labios mayores con una mano y con la otra lavar de arriba abajo y de dentro hacia fuera, utilizando esponja o torundas para cada maniobra. Prestar especial atención a los pliegues que hay entre los labios mayores y los menores.
  3. Enjuagar con abundante agua y secar suavemente.
  4. Si no se ha hecho la higiene general, colocar a la paciente en posición decúbito lateral y proceder al lavado y secado de la zona perianal: desde la hendidura vulvar hasta el ano y pliegue interglúteo.
  5. Observar el flujo excesivo de los orificios perineales-genitales y la existencia de olores que nos puedan indicar la presencia de infecciones.
  6. En pacientes con sondas vesicales, inspeccionar la zona de inserción de la misma, ya que la sonda puede producir excoriaciones.

Colocación de la chata y botella

La chata también llamada cuña es un recipiente plano cuya parte anterior es muy delgada y que se ensancha por la posterior, donde se sitúa el asa de sujeción. Se utiliza para la micción de la mujer y la defecación, así como la higiene genital, tanto del hombre como de la mujer.

La botella también llamado papagayo es un recipiente ovoideo con una cara plana graduada para medir su contenido y un cuello ancho, alargado y más elevado. Se emplea para la micción del hombre

La colocación de la chata o botella es un procedimiento muy frecuente en pacientes encamados, ya que permite la micción y defecación en la propia cama cuando el paciente, por motivo de su enfermedad, no puede o no debe levantarse. Se realiza entre uno o dos enfermero/as, dependiendo del grado de movilidad del paciente.

Material

  1. Chata o botella.
  2. Guantes.
  3. Pañales.
  4. Papel higiénico.
  5. Biombo.
  6. Ropa para cambiar la cama si fuese necesario.
  7. Carro o bolsa de ropa sucia.

Procedimiento de colocación de chata

Si el paciente colabora:

  1. Lavado de manos y colocación de guantes.
  2. Explicar al paciente la técnica a realizar y solicitar su colaboración.
  3. Proteger la cama con un pañal.
  4. Pedir al paciente que flexione las piernas y, apoyando los talones en la cama, levante las caderas. En ese momento, introducir la chata con el mango hacia los pies hasta que el ano quede dentro del hueco de la chata.

Si el paciente no colabora:

  1. Flexionar las piernas del paciente y levantar la pelvis del paciente para poder introducir la chata. O bien girar al paciente hacia un lado, colocar la chata en la cama, sobre el pañal, en la posición adecuada y volver al paciente sobre ella.
  2. Una vez colocada la chata, realizar las siguientes acciones:
    — Tapar al paciente y esperar a que termine la evacuación.
    — Retirar la chata de forma inversa a como se ha puesto y cubrirla con un pañal.
    — Limpiar con papel higiénico el área genital o realizar la higiene genital según la técnica anterior.
    — Retirar el pañal debajo del paciente y, si fuera necesario, cambiar la ropa de cama.
    Observar las excretas.
    — Vaciar la chata en el retrete y limpiarla.(Recordar siempre si el paciente necesita control de diuresis; así medir la orina antes de desecharla).
    — Lavado de manos.
    — Anotar las cantidades y cualquier anomalía en el report de enfermería.
Higiene del paciente - Procedimiento
Colocación de chata

Procedimiento de colocación de botella

  1. Lavado de manos y colocación de guantes.
  2. Si el paciente puede, se colocará él mismo la botella; si no es así, introducir el pene en la botella.
  3. Tapar al paciente con la sábana.
  4. Una vez que el paciente haya finalizado la micción, ofrecerle papel higiénico para que se limpie o bien limpiarlo.
  5. Observar la orina.
  6. Si se está midiendo la diuresis, anotar la cantidad de orina en una gráfica.
  7. Vaciar la botella en el retrete y limpiarla.
  8. Es importante que cada paciente tenga su propia cuña y/o botella y que estén marcadas con el número de cama para que no se confundan.
  9. Después de usarse, deben desinfectarse las cuñas y/o botellas con lejía y aclararlas bien antes de su siguiente uso.
  10. Cuando al paciente se le da el alta, la chata y la botella se deben esterilizar con los medios adecuados antes de que se usen con otro paciente.
  11. Lavarse las manos.
  12. Anotar las cantidades y cualquier anomalía en el report de enfermería.
Higiene del paciente - Procedimiento
Colocación de botella

Higiene oral

La higiene oral es la limpieza de la zona bucal del paciente, así como de sus prótesis, en función del grado de dependencia.

Material

  1. Pasta dentífrica.
  2. Cepillo dental.
  3. Colutorio o antiséptico oral.
  4. Limpiador lingual.
  5. Hilo o seda dental.
  6. Cepillos interproximales.
  7. Batea.
  8. Vaso con agua.
  9. Gasas estériles.
  10. Toalla.

Procedimiento para pacientes independientes

  1. Explicar al paciente la técnica que se realizará y pedir su colaboración.
  2. Lavado de manos.
  3. Preparar el material para la higiene bucal y colocar al alcance del paciente.
  4. Colocar al paciente en posición Fowler.
  5. Proteger el tórax del paciente con una toalla.
  6. Explicar la técnica de cepillado si es necesario.
  7. Colocar el cepillo en ángulo de 45º en el borde de las encías, cepillar los dientes con movimientos rotatorios, en sentido encía-diente siguiendo la línea longitudinal del diente. Las caras oclusales (o de masticación) se cepillan con movimientos horizontales.
  8. Proporcionar al paciente un vaso con agua o colutorio para que se enjuague la boca y una batea para recoger los líquidos de enjuague.
  9. Darle una toalla o pañuelo desechable para secarse la boca.
  10. Recoger el material, acomodar al paciente, quitarse los guantes, lavado de las manos y anotar posibles complicaciones.

Procedimiento para pacientes inconscientes y/o con alto grado de dependencia

  1. Lavado de manos, colocación de guantes y preparar el material.
  2. Colocar al paciente en posición decúbito lateral o con la cabeza ligeramente girada a un lado, si no hay contraindicaciones.
  3. Quitar la almohada.
  4. Colocar un pañal debajo de la cabeza del paciente.
  5. Poner la batea bajo la cara del paciente.
  6. Impregnar la torunda con antiséptico bucal y limpiar la cara interna de las mejillas, lengua, encías dientes y labios. Se utilizarán tantas torundas como sean necesarias para una higiene total.
  7. Al finalizar la técnica, hidratar los labios con vaselina o crema hidratante.
  8. Recoger el equipo, reinstalar al paciente, quitarse los guantes, lavarse las manos y registrar.

Material

  1. Guantes.
  2. Torunda de gasa.
  3. Empapador.
  4. Depresor lingual o abrebocas.
  5. Sonda de aspiración conectada al aspirador.
  6. Vaso con agua o antiséptico oral.
  7. Toallas o pañuelos desechables.
  8. Batea.
  9. Jeringas de 20 cc.
  10. Vaselina.

Observaciones

  1. Si el paciente está intubado, la higiene bucal se realiza irrigando la boca con la solución antiséptica, cargada en una jeringa de 20cc, y lavando la misma con la torunda, eliminando el líquido mediante aspiración. Ver artículo completo sobre higiene de paciente intubado.
  2. Repetir la operación las veces que sean necesarias.
  3. Si el paciente precisa oxigenoterapia, no aplicar sustancias con grasa para protección de los labios, debido al riesgo de quemaduras que produce el oxígeno con estas sustancias.

Higiene con prótesis dental

Material

  1. Guantes.
  2. Toalla.
  3. Batea.
  4. Gasas.
  5. Cepillo dental o cepillo para limpieza de prótesis.
  6. Dentrífico o solución antiséptica.

Procedimiento

  1. Lavado de manos y colocación de guantes.
  2. Proteger el tórax del paciente con una toalla.
  3. Pedir al paciente que se quite la prótesis. Si no puede, la retirará enfermería con una gasa estéril y la colocará en un vaso.
  4. Cepillar la prótesis con el cepillo y pasta dentífrica o solución antiséptica.
  5. Aclarar con abundante agua fría, ya que el agua caliente puede alterar algunos materiales de las prótesis.
  6. Proporcionar un vaso con agua o antiséptico al paciente para que se enjuague la boca y pañuelos desechables para secarse.
  7. Recoger el material.
  8. Acomodar al paciente, quitarse los guantes, lavarse las manos y registrar procedimiento.
  9. Si después de la higiene bucal el paciente no desea ponerse su prótesis, se depositará en recipientes especiales para ello o bien en vasos tapados con una gasa, bien identificados y cerca del paciente.
Higiene del paciente - Procedimiento
Higiene oral

Cuidado de las uñas

La higiene de las uñas es un aspecto más de la higiene habitual que hay que cuidar, sobre todo teniendo en cuenta que debajo de ellas se acumula la suciedad y, por tanto, los microorganismos, con mayor facilidad. Los pacientes pueden tener dificultad para su cuidado, sobre todo en los pies, por lo que tendremos que suplir esta carencia cuando sea necesario.

Lavado y corte de las uñas de las manos y pies

La higiene y el corte de las uñas puede realizarse junto al aseo general o independiente de él.

Material

  1. Guantes.
  2. Pañal.
  3. Palangana.
  4. Jabón adecuado.
  5. Esponjas desechables.
  6. Cepillo de uñas.
  7. Tijera de punta roma o corta uñas de manos y pies.
  8. Lima de uñas.

Procedimiento

  1. Explicar el procedimiento al paciente y pedir su colaboración.
  2. Lavarse las manos y ponerse los guantes.
  3. Proteger la cama con un pañal bajo la mano o el pie, según la zona de que se trate.
  4. Lavar la mano o el pie con la esponja.
  5. Pasar el cepillo de uñas sin lesionar la piel.
  6. Secar, insistiendo en los pliegues interdigitales.
  7. Cortar las uñas de las manos siguiendo la forma del dedo y rectas las de los pies, asegurándonos que la tijera o el corta uñas sobresale por el lecho ungueal antes de iniciar el corte, para evitar la formación de picos que darían lugar a una onicocriptosis o uñas encarnadas.
  8. Atención en pacientes diabéticos o con problemas circulatorios ya que no deben cortarse las uñas; en su lugar, deben limárselas para controlar su crecimiento, ya que cualquier herida, por pequeña que sea, puede producir graves problemas debido a la deficiente cicatrización que presentan estas patologías.
  9. Si, tras el corte en recto de las uñas de los pies, las esquinas de las mismas sobresalen, se pueden limar ligeramente, sin entrar en ningún caso en el lecho ungueal.
  10. Si la uña es muy gruesa, se puede limar por encima, para disminuir el grosor, antes del corte.
  11. Acomodar al paciente, lavarse las manos y registrar las incidencias si las hubiera.
Higiene del paciente - Procedimiento
Corte y limado de una uña del pie

Mapa conceptual sobre la Higiene del Paciente

Higiene del paciente - Procedimiento
Higiene del paciente – Procedimiento

Información del autor
  1. Plazas Lorena. Lic. en enfermería. Trabajo propio.
Fuentes consultadas
  1. Cardelús R; García A; Heredia M; Romo C; 2017; Técnicas BÁSICAS DE ENFERMERÍA. Macmillan Iberia S.A.U. Madrid; España. Disponible en: https://www.macmillaneducation.es/formacion-profesional/grado-medio/presentacion-cuidados-auxiliares-de-enfermeria/tecnicas_basicas_de_enfermeria/#el_libro_de_un_vistazo

Última actualización: [01/05/2023]

82 / 100

11 comentarios en “Higiene del paciente – Procedimiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *